Un partido que duró 6 minutos. Marcaba 4 minutos en el marcador del Palacio de los Deportes para el fin del primer cuarto, y el partido ya estaba decidido. Un espectacular parcial de 19-2 decantó el partido muy pronto. El UCAM Murcia rompió a jugar desde la primera jugada de la mano de Facundo Campazzo (10 puntos y 2 asistencias en 8 minutos) y supo administrar y aumentar dicha renta durante todo el partido.

Anular a Shermadini. El mayor peligro del Morabanc Andorra era evidente y el plan de Katsikaris estaba claro. Cada balón que recibía al poste bajo el georgiano era respondido por los locales con un 2vs1, sobre todo cuando Delia era su defensor. Así pues, al descanso Shermadini llevaba 0 puntos, 1 rebote, 3 pérdidas y su equipo perdía por 20 puntos. Con el partido ya sentenciado maquilló sus estadísticas hasta un 12-4 con 6 pérdidas y un -21.

Rebote. Una de las principales claves del UCAM Murcia para lograr la victoria fue el buen hacer de sus jugadores cargando el rebote. Sobre todo en la faceta ofensiva, donde las segundas oportunidades fueron un calvario para los hombres de Peñarroya. Sobre todo el ofensivo. Al descanso era un 33-19 para el UCAM (12-2 en r.ofensivos) y al final del partido un 47-26 (15-3 en ofensivos)

Una defensa de élite. Morabanc Andorra no estuvo en ningún momento dentro del partido, el UCAM Murcia no se lo permitió. Una concentración defensiva excelsa hizo que el conjunto andorrano anotara 2 puntos en los primeros 5 minutos, 10 al final del primer cuarto, 24 al descanso y tan solo 53al final del partido. Fotis Katsikaris habrá salido contento de este encuentro.

Una aportación coral. El UCAM Murcia jugó un gran partido colectivo. Un buen movimiento del balón, solidaridad en el último pase y una anotación conjunta. Solo el recién llegado Clark (y Chumi que jugó 18 segundos) se quedó sin anotar. Antelo 15 puntos, Campazzo otros tantos,  Baron 12 puntos, Delia 10 puntos, Rojas 5 rebotes ofensivos (más que Andorra al completo, que cogió solo 3).

Imagen vía: La Monería 

Written by Juan Manuel Moreno