Campazzo Llull UCAM Murcia Real Madrid - SoloTriples

Vivir y morir del triple: el UCAM Murcia comenzó el partido utilizando el mismo sistema de siempre. Se buscaron buenos tiros de tres y, de no ser por los horribles porcentajes, podría haber sido una buena estrategia para los de Katsikaris. Con las directrices claras desde el banquillo, Campazzo y Benite se esforzaron por buscar tiros abiertos, mayormente desde más allá de 6,75. En el primer cuarto, un 2-8 murciano era contrarrestado por Andy Carroll y el 5-8 del Real Madrid, que se tradujo en 28 puntos recibidos para los murcianos. El resto del partido continuó la tónica, acabando los pimentoneros con un escandaloso 7-33 en tiros de tres puntos, hasta 6 lanzamientos más que de dos.

Taponados: el principal problema del actual UCAM Murcia es el nulo aporte del juego interior. La paleta de jugadas se reduce cada vez que los jugadores exteriores son bien defendidos, ya que ni Delía o Tumba logran ventaja ofensiva, o siquiera piden el balón. Antelo, que no estuvo entonado, y Radovic (10 puntos, 5 rebotes) son las mejores bazas de Katsikaris, que acabó dando minutos a Olaizola, con el partido ya sentenciado. El montenegrino fue el único que superó el muro blanco, pero ni él se libró de los tapones. Randolph y Taylor disfrutaron de la pasividad interior local para arriesgarse en las defensas, logrando varios tapones que son carne jugadas destacadas. Al final, Antelo acabó con 0/5 en tiros de campo y, sorprendentemente, Campazzo volvió a un horrible 1/11 tiros de campo.

Comunión con la grada: da igual las penurias, si los jugadores se dejan la piel en cada balón, la afición responde. Hasta 7500 personas se citaron en el Palacio de los Deportes, incluido un pequeño grupo de ruidosos aficionados madrileños. Tardó la grada en entrar en el partido, igual que los triples, pero al final del primer cuarto, un par de buenas acciones hizo prender la llama. Apoyó la afición con más de 20 puntos de diferencia y, aunque no acabó contenta, parece tener claro que los que están están comprometidos para sacar al UCAM Murcia del bache. Sadiel Rojas se llevó las ovaciones como siempre por sus defensas y, en esta ocasión, por sus triples. Con 4/7 anotados se convirtió en el máximo anotador del equipo con 14 puntos en 34 minutos jugados. También recibió aplausos Chumi, que jugó 3 minutos al final del encuentro y logro anotar en una penetración y asistir en dos ocasiones.

Carroll, Nocioni y Llull contra el mundo: A solo 10 puntos de diferencia tenemos al Real Madrid contando las estadísticas de los 3 jugadores que reventaron el partido. Andy Carroll (21 puntos, 4 de 6 triples, 9-9 tiros libres, 2 robos), que apareció en todo momento para anotar fácil y rápido, Nocioni (11 puntos, 3-4 triples, 2 rebotes) que fue un martillo pilón, y el bueno de Sergio Llull, que con excesiva facilidad vio canasta (19 puntos, 3-5 triples, 4 asistencias). El resto del Real Madrid fue casi atrezo.

Un arbitraje innecesario: el Real Madrid fue más que justo vencedor, pero lo cierto es que el resultado quedó abultado por el criterio arbitral. Se permitieron defensas muy físicas en ciertos momentos de las que no sacó ventaja el UCAM Murcia. Al final, ambos equipos tiraron mucho (22 veces los murcianos con un 72% de acierto y 26 el Real Madrid, con un gran 88% de acierto). ‘No hemos ni utilizado las faltas y así es imposible’, decía el técnico en el descanso. También 

 

Imgen: La Moneria Estudio Fotográfico

Written by Óscar Sánchez