campazzo ucam murcia herbalife gran canaria eurocup - solotriples

¡Fotis, Fotis! y ovación cerrada del Palacio de los Deportes al escuchar el nombre de Fotis Katsikaris por megafonía. El griego respondió sonriendo y con unos aplausos de complicidad y gratitud, para acto seguido coger la pizarra. Los jugadores se mostraron más participativos de lo que estamos acostumbrados esta temporada, pero es evidente que aún no se aclimatan a los nuevos sistemas: “Muchos cambios en dos días, atrás y delante, y los jugadores han estados nerviosos. Han tenido pérdidas de infantiles” ha señalado Katsikaris.

Hacer leña del árbol caído: esa debía ser la directriz lanzada desde el banquillo canario, y al pie de la letra se lo tomaron Royce Oneale (12 puntos), Richard Hendrix o Kyle Kurcic, quienes se mostraron con una marcha más durante todo el encuentro, así fraguaron la primera ventaja los isleños: subieron la presión y dejaron el marcador en 6-14 tras el 6-4 inicial. A partir de ese momento fue automático. El árbol cayó y la distancia del marcador no paró de crecer. También se ha referido a este sobresfuerzo canario el técnico pimentonero: “Han salido muy fuertes, muy duros atrás, tapando todas líneas de pase”.

Seguimos con el triplesistema: al descanso solo 4 de 12 triples anotados para conjunto local por 4 de 15 intentos de dos. Las penetraciones y tiros de media distancia fueron más fruto de la frustración que de no encontrar una esquina libre, aunque el paso por el banquillo recuperó esa estrategia. Desde los primeros compases del encuentro, Baron, Campazzo y Benite buscaron el hueco y el centímetro de espacio en la esquina del parqué con relativo éxito. Llegaron a jugar los tres juntos por lesión de Rojas -solo disputó 8 minutos-, y solo en la segunda parte sacaron algo realmente positivo. Al final del encuentro, El equipo murciano tiró 23 veces desde más allá del triples anotando 13 de ellos.

Desesperación: antes del descanso y con Herbalife Gran Canaria casi doblando al UCAM Murcia, los árbitros decideron hacerse protagonistas sumando dos faltas a Campazzo (11 puntos, 1 asistencia, 7 pérdidas) en un minuto y pitando una técnica muy discutible a Fotis Katsikaris. El argentino tampoco estuvo acertado en el resto del encuentro. Ya en esos últimos minutos de la primera mitad, Herbalife ajustó la defensa y subió la presión de nuevo, gracias a la complicidad arbitral. Tanto Fotis Katsikaris como sus pupilos pimentoneros sucumbieron a la presión y cometieron faltas y pasos inexplicables,  consiguiendo dejar el marcador en un paupérrimo 21-44. Tras el pitido final, el listón arbitral dejó la llamativa estadística de 25 faltas del UCAM Murcia por 16 de Herbalife, lo que se tradujo en 6 tiros libres murcianos y 24 canarios, de los que anotaron 22.

Épica frustrada: la segunda parte fue una repetición de los primeros 20 minutos, triplesistema incluido, pero Billy Baron (14 puntos, 6 asistencias, 5 rebotes, 4 pérdidas), y sobre todo Vitor Benite (21 puntos, 2 asistencias, 4 rebotes), consiguieron encontrar aro y acercaron a poco más de 10 puntos de distancia al UCAM Murcia. Claro que los árbitros no quisieron dejar que se disputase un final de infarto con los murcianos crecidos tras un triple de Llompart, que metió de lleno a la grade en el encuentro y dio motivos para creer en la remontada, pero fue un mero espejismo. Hendrix (14 puntos) seguía a lo suyo, superior a todo el interior murciano, que por momentos se sostuvo en los Radovic y Antelo. Distribuyó minutos al final el técnico griego, dando entrada a Chumi pero no al tercer pívot, Julen Olaizola.

Imagen: La Moneria

 

 

Written by Óscar Sánchez