Bojan Dubljevic. El pívot montenegrino fue el mejor de los taronja en la visita al Palacio. Comenzó enchufado anotando 8 puntos en los primeros compases del partido ante la mirada de Marcos Delía que tuvo que ser cambiado, ya que se veía superado en todo momento. Entró Faverani y se cargó de faltas en su intento de frenar a Bojan. Lo volvió a intentar Delía y está vez si consiguió hacerlo, pero no fue suficiente. Se fue hasta los 20 puntos con 5/9 en tiros de 2, 1/2 en triples y 7/8 en tiros libres, que junto a sus 6 rebotes hizo que alcanzara los 25 de valoración.

El mal comienzo de Valencia en el triple. El partido se caracterizó por una igualdad que predominó durante todo el encuentro. Valencia comenzó menos enchufado en el partido y solo acciones por dentro de su pívot Dubljevic le mantenían en el partido. Durante el primer cuarto lanzaron 7 triples sin anotar ninguno, mientras que al descanso llevaban un 3/15. Este handicap no supo aprovecharlo el UCAM Murcia para abrir hueco en el marcador, debido sobre todo a la gran cantidad de pérdidas de balón. Así, con un comienzo nefasto desde la línea del 6,75 el Valencia consiguió no escaparse nunca del partido.

Mala gestión de final de partido del UCAM Murcia. Cuando el partido llegaba a los minutos finales con igualdad en el marcador, Pedro Martínez ordenó a su equipo formar una zona 2-3. El UCAM Murcia decidió atacar esa zona con lanzamientos exteriores, muchos de ellos en buena posición, pero que debido al desacierto, no consiguieron decantar el partido. Siguieron intentándolo y mientras estaban en ello, se iban diluyendo sus posibilidades a medida que pasaba el tiempo y el balón no entraba. Quintana destacó en rueda de prensa que, aunque muchas veces se olvide, todo se decide por el acierto.

Facundo Campazzo. Dejó de ser noticia hace tiempo que Facundo Campazzo complete una gran actuación con el UCAM Murcia. Jugó casi la totalidad del partido (36 minutos) y fue el máximo anotador (20 puntos) y asistente (5 pases de canasta) de su equipo. Lideró un parcial de 10-0 de su equipo con dos triples consecutivos que levantó al Palacio y reengachaba al UCAM Murcia al partido y dejó jugadas espectaculares. Tuvo el tiro final para llevar el partido a la prórroga pero el aro lo escupió.

Pérdidas locales. Uno de los mayores problemas en el partido de hoy fueron las pérdidas de balón del equipo local. Hasta en 17 ocasiones el balón fue entregado a Valencia. De ello, los taronja se aprovecharon para anotar 24 puntos tras pérdida y sobre todo, para engancharse al partido cuando en la primera mitad, en los primeros arreones locales, no conseguían culminar todos los balones llegados a la ofensiva murciana.

Foto vía: La monería 

Written by Juan Manuel Moreno