Entrevista Faverani 1 UCAM Murcia SoloTriples

Faverani está siendo, sin duda alguna, la gran decepción para los aficionados que todas las semanas se dan cita en el Palacio de los Deportes de Murcia. Su primera temporada, en esta segunda etapa, no fue fácil, pues el jugador hispanobrasileño retornaba al conjunto murciano en enero, tras más de un año sin apenas jugar y fuera de forma. Se presuponía, por tanto, que la mejor versión del center brasileño , esa que encandiló al espectador pimentonero en LEB oro y en Valencia Basket después, se iba a hacer esperar. Sin embargo, de la mano de Fotis Katsikaris en esa mágica eliminatoria contra el Real Madrid, el Vitor Faverani que llegó a disputar la mejor liga del mundo, rompió a jugar y puso en serios aprietos al principal aspirante al título.

Tras esta primera campaña en la que el pivot volvió a sentirse jugador de baloncesto y tras no disputar la última edición de los Juegos Olímpicos para ejercitarse con el propósito de estar a tope para el presente curso, se presentaba ante él una temporada muy ilusionante en la que, además, volvería a disputar competición europea. Tanto él como el Facu estaban llamados a ser los líderes de un equipo que aspiraba a todo, pero un mes después del arranque de la competición aún seguimos sin noticias de la mejor versión de Vitor. Y es que el interior nacionalizado español no puede conformarse con aportar unas cuantas canastas y capturar un par de rebotes, no. Faverani tiene cualidades de sobra para ser el referente del equipo, el jugador por el que pasen todas las posesiones de su equipo y además, ser uno de los grandes dominadores de la Liga Endesa, incluso aspirar al MVP al final de la temporada regular. Sin embargo, solo ha anotado más de diez puntos en un único encuentro de los siete disputados en la competición doméstica, por lo que el objetivo parece lejano.

faverani-triple-ucam-murcia-buducnost-eurocup-solotriples

Ahora bien, hay que plantearse hasta que punto es culpa del propio jugador y cómo afecta a este bajo rendimiento el entorno. Con esto hago referencia a que la llegada del nuevo entrenador parece perjudicar al rendimiento del center y es que el equipo carece de un equilibrio entre el juego interior y la línea de perímetro, prueba inequívoca de ello es el gran volumen de posesiones del equipo universitario que acaban con un lanzamiento desde más allá desde la línea del 6,75. Faverani tiene aptitudes de sobra para crearse sus propios tiros, pero si sus compañeros no le hacen llegar balones a la zona se está tirando por tierra un arma ofensiva muy valiosa. Es más, parece que los entrenadores rivales son más conscientes del peligro de que Vitor Luis Faverani reciba en las inmediaciones del aro, que su propio coach, y es que nada más recibir, los rivales se abalanzan sobre él sin importar si cometen falta o no, todo está permitido si no consigue una posición clara de lanzamiento.

Por otro lado, a pesar de que en su anterior etapa ya se hizo un nombre en el baloncesto español, los colegiados de la ACB no muestran el más mínimo respeto por el carioca, de hecho lo tratan como si de un juvenil se tratase. El más claro ejemplo de esto se dio en el partido de hace un par de jornadas contra Herbalife Gran Canaria, cuando los pívots insulares cometieron varias faltas claras sobre él y el trío arbitral ni se inmutó ante el evidente contacto.

En conclusión, esperemos por el devenir del equipo que esta situación se revierta, pero para ello no solo hace falta un paso adelante del carioca, sino que Óscar Quintana debe incidir en un mayor número de jugadas para él y que los árbitros nacionales aprender algo de la manera de pitar que predomina en las competiciones europeas, y arbitren a todos los jugadores por igual.

Written by Alvaro Izquierdo