ucam-murcia-bayern-munich-eurocup-solotriples

La presión: de jugar ante uno de los mejores equipos de la competición, la presión de un pabellón repleto de incansables bávaros, la presión de llegar tras sufrir contra el Real Madrid y, sobre todo, la presión defensiva con menos de un milímetro de espacio, han llevado al UCAM Murcia a no ser rival contra un todopoderoso FC Bayern. Un 15-3 de inicio representaba la abismal diferencia entre ambos equipos. Los primeros dos cuartos dejaron muchas pérdidas no forzadas para el UCAM Murcia y una desgana evidente en la lucha por el rebote. Los 62 puntos recibidos en la primera mitad así lo reflejaban. El juego murciano simplemente se sustentó en la línea de 6,75.

Show Lucic: el UCAM Murcia se quedó sin ideas en ataque y solo a base de triples fue capaz de seguir en el partido ante el huracán Lucic. En los primeros minutos anotó sin fallo para colocarse en 10 puntos y establecer una renta que ya no dejaría de crecer durante el encuentro, hasta la debacle final. Lucic contagió el ritmo alegre de anotación a todo el equipo y así acabaron hasta 10 jugadores locales por encima de los 5 puntos anotados. Las pérdidas finales dejaron la valoración en 97-77, pero la diferencia hasta el tercer cuarto fue mucho más amplia.

Calidad mejor que experiencia: Llompart, Baron, Pocius, Radovic y Delía salieron de inicio, pero Djordevic, con un alarde de preparación y scouting del partido, los mandó en pocos minutos al banco. Quintana tuvo que sacar a los jugadores de la plantilla con más talento en sus manos para meter al UCAM Murcia en el partido. Campazzo, Benite, Rojas, Antelo y Faverani se conjugaron en pista para, desde el triple únicamente, poner tiritas a la masacre bávara.

Juego de niños: ante el desastre defensivo del UCAM Murcia, el FC Bayern Munich y los aficionados locales se lo pasaron en grande. El tercer cuarto vio la máxima distancia, con 29 arriba para los de Munich. Quintana decidió defender en zona 2-3, pero King pensaba en sentenciar el partido desde el triple y lo hizo con extrema facilidad, apoyado por un bestial Booker en la pintura. El técnico del UCAM no paró el encuentro, sino que le dio todo el poder a Campazzo para que pasase lo que tuviese que pasar. Se olvidó de atacar el Bayern cuando vio el partido ganado, y al final casi se lleva un susto.
ucam-murcia-bayern-munich-eurocup-estadisticas-solotriples

Campazzo y la inercia: permitieron dar leves alegrías al par de aficionados murcianos que se desplazaron a Munich, pero ni su carrusel de asistencias y triples pudo dar la vuelta al resultado. Lo bonito que vimos en el último cuarto fue suyo y de un Ovie Soko que estuvo completamente perdido antes, pero apareció al final para acaparar focos. Tras esto se rompió el partido, y a base de correr, el UCAM Murcia se acercó en el marcador. La garra de Rojas y los triples de Antelo se sucedían ante la bajada de brazos alemana, lo que permitió anotar hasta 31 puntos a los murcianos. En el último minuto, el FC Bayern Munich se vio ganando solo por 89-84 tras una remontada espectacular de los pimentoneros. Probablemente fue un espejismo y poco tuvo que ver con el partido en sí, pero se salvó el average y la vergüenza.

Imagen: FC Bayern Munich / Eurocup

Written by Óscar Sánchez