soko ucam murcia real madrid - solotriples

 

Buena puesta en escena: El UCAM Murcia no iba a ir a Madrid a pasearse. La competitividad del equipo había sido un rasgo diferencial en los últimos partidos -y últimas temporadas- y no fue menos en el Barclaycard Center. Durante toda la primera parte, sobre todo de la mano de Facundo Campazzo el equipo de Quintana no dejó que el Madrid se escapara en el marcador y puso en aprietos al actual campeón. Una actuación coral permitía al equipo jugar la primera parte de tú a tú al equipo local, que solo pudo irse 6 puntos arriba al termino de los primeros 20 minutos, a pesar del terrible 4/17 en triples del Murcia.

La conexión argentina: Facu-Delía, Delía-Facu. Fue la pareja argentina la que dió la cara en la capital. El equipo acabó con 76 puntos de valoración, de los cuales el 66% (50 de valoración) fueron de Campazzo y Delía. El base terminó con 26 puntos 6 rebotes y 14 asistencias, mientras que el pívot consiguió 24+7. Se entendieron sobre la pista y con ellos fueron los mejores minutos del UCAM Murcia sobre la pista. Abarcaron todos los registros del equipo y fueron lideres de los parciales que ayudaban al equipo a no descolgarse del partido.

Faltas: El partido tuvo tramos en el que se convirtió en bronco y muy pausado por las faltas. Antideportivas, técnicas, broncas… El reparto de las infracciones fue desigual en este caso. Al equipo de la capital del Segura le señalaron un total de 29 faltas, mientras que al conjunto de Pablo Laso le pitaron 18. Esta diferencia fue plausible sobre todo en los tiros libres. Los merengues lanzaron 35 tiros libres que significaron 26 puntos mientras que el conjunto de Quintana se quedó en la pobre cifra de 11 lanzamientos, de los cuales transformaron 10.

Parciales: El UCAM Murcia estuve cerca en el marcador la mayor parte del partido, debido a una alta concentración que lo mantenía dentro del partido. Pero pequeñas desconexiones en el juego permitían al RMB abrir brecha en el marcador, amenazando con reventar el partido escapándose aún más. Las mayores ventajas del Madrid fueron en la segunda parte. A mitad del tercer cuarto un 12-5 de parcial lanzaba al equipo local a su máxima ventaja. En el comienzo del último cuarto, el UCAM Murcia estuvo 4 minutos sin anotar, castigado con un 13-0 de parcial. A 5 minutos del final un 8-0 parecía abrir el hueco definitivo en el marcador. Todos estos parciales fueron contrarrestados por los visitantes, que siempre volvían a apretar el partido.

Ritmo: El UCAM Murcia se había caracterizado en este inicio de temporada por ser una de las mejores defensas de la liga, imprimiendo en muchos momentos de sus partidos, ritmos lentos que se reflejaban en marcadores bajos. Al principio del partido, el equipo murciano trató de imponer un ritmo más lento, pero tuvo que jugar a lo que el RMB dictaminaba, un ritmo más alto, de altas anotaciones donde los locales estaban más a gusto. Alrededor de 71 puntos de media había recibido el UCAM Murcia esta campaña, cantidad que el Madrid superó al inicio del 4Q, terminando con 96 puntos, la cantidad más alta recibida en lo que va de temporada.

Imagen: UCAM Murcia

Written by Juan Manuel Moreno