Madrid - UCAM

– El físico pasó factura: en los últimos minutos el Real Madrid se aseguró la victoria aprovechando el bajón de los jugadores pimentoneros, que estuvieron durante más de 35 minutos dando el 100% y poniendo, a uno de los favoritos a levantar el campeonato, entre las cuerdas. Las rotaciones madridistas fueron decisivas y la frescura, en el final igualado, se notó.

– Numerosas faltas personales: las estadísticas no se equivocan, y ser uno de los equipos que más falta comete por partido fue otra de las claves para que el equipo sucumbiera en la pista madrileña. Las rápidas 3 faltas de Faverani y las 2 de Facundo en el segundo cuarto pesaron y permitieron acercarse en el marcador al conjunto de Pablo Laso, hasta empatar el partido antes del descanso. Las faltas personales, sobre todo en el tercer cuarto, con más de 10, llevaron a los jugadores blancos a la línea del 4.60,  excepto Ayón, el resto no perdonaron.

– Permitir correr: con el bajón físico todo cambió. Si durante 34 minutos el equipo estuvo muy activo en defensa, en el resto lo echaron todo a perder. Rápidas transiciones, de uno de los mejores equipos al contraataque, mataron a un rival panzarriba sin recursos en ambos lados de la pista. Llull y Rodríguez hicieron de las suyas y llevaron a su equipo a pasar por encima en el partido y adelantarse en la eliminatoria.

– Mala suerte final: cuando el equipo estaba muy por debajo en el marcador, al final del tercer cuarto y al principio del último y siendo apabullado por el conjunto local, Facundo y Wood con sus puntos llevaron al equipo hasta el final igualado. Los dos TL fallados por el base argentino, en dos tandas, resultaron claves en la derrota. El pundonor y la garra de todos los murcianos no bastó, pero estuvo muy cerca de derrotar al Real Madrid.

– Juego interior superado: si en los últimos dos partidos de temporada regular el juego interior fue la clave de la victoria, en este lo fue de la derrota. Ni Moreira ni, Lishchuk consiguieron anotar en los 40 minutos de partido. Moreira muy desaparecido y restando en sus minutos de juego y el pívot ucraniano mermado por su última lesión. Antelo estuvo activo durante todos sus minutos en pista pero Faverani solamente lo estuvo en el inicio. Radovic tuvo un partido a ráfagas, aún así levantó al equipo de malos momentos en ataque.

Fuente de la imagen: UCAM Murcia

Written by Guillermo Garcia
Jugador de baloncesto en el ADB Hellin. Amante de este deporte y fiel seguidor del UCAM Murcia