Campazzo

Ante la falta de recursos interiores, abuso del triple

A la ya conocida baja de Vitor Faverani, se sumaron los problemas físicos que durante toda la semana arrastraron Antelo y Lishchuk, los que les impidieron entrenar. Esto sumado a la buena defensa que durante todo el partido impusieron los manresanos, lastró a los hombres de Fotis Katsikaris a la hora de sacar ventajas cerca de la canasta que les permitiesen lanzamientos cómodos de dos puntos. Por esa razón, se vieron obligados a realizar un gran volumen de tiros desde más allá de la línea de 6,75 (34 intentos). Si bien es cierto que en el partido anterior, en la cancha de Morabanc Andorra, las rápidas transiciones en el perímetro derivaron en buenos lanzamientos de tres puntos, un equipo con las aspiraciones de estar entre los ocho primeros clasificados no debería acostumbrarse a intentar tanto lanzamiento lejano y debería preocuparse por encontrar un mayor equilibrio entre el juego interior y exterior.

El bloqueo del último cuarto

Tras la antideportiva a Campazzo, muy protestada por cuerpo técnico y afición, y la posterior técnica al coach heleno los murcianos llegaron a ir perdiendo hasta por 10 puntos en el tercer cuarto (37-47). Sin embargo, no le perdieron la cara al encuentro y merced a dos triples seguidos del siempre intenso Sadiel Rojas, acabaron dicho período solo tres abajo (54-57). Todo parecía indicar que este cuarto sería el de la remontada local, pero un bloqueo en ataque de cinco minutos permitió a los de Ibon Navarro casi romper el partido al colocarse 11 arriba. En este intervalo de tiempo, el Universidad Católica de Murcia sumó un único punto al marcador, fruto de un tiro libre convertido por Víctor Arteaga, al que Fotis abroncó, pues no estaba satisfecho con su actitud defensiva. Parece claro que con la llegada de Moreira, el gigante conquense volverá al ostracismo.

La superioridad de Musli en la zona

Aunque el partido se ponía de cara para los murcianos ya que el pivot serbio, mejor jugador con diferencia del combinado manresano, se iba al banquillo a los cinco minutos del primer cuarto por la segunda falta personal, esto no impidió a Dejan Musli ser el segundo máximo anotador de su equipo con 12 puntos.

Written by Alvaro Izquierdo