LaPizarraNueva

Festival desde la línea de 6,75

Los de la capital del Segura sacaron la victoria de Andorra superando el 50 % de acierto en el lanzamiento de 3 puntos lanzado casi 30 veces desde más allá del perímetro (16/28) y conviertiendo todos los que intentaron tras el descanso. Sí, todos y cada uno de los once triples que los pimentoneros intentaron en la segunda parte subieron al marcador. Una marca increible que en el viejo continente solo está al alcance de los equipos que pelean por alzarse con la Euroliga. Y algo que hace más inverosímil este registro es que de los jugadores exteriores que ayer saltaron a la pista y descontando a Wood (que anotó 4 y todos ellos en momentos vitales), solo consiguieron un triple, destacando pues los dos bases y los dos ala pívots.

Clase magistral de como mover la bola

Es complicado siempre competir un partido cuando tus dos principales centers no están disponibles. Fotis optó por aumentar el volumen de tiros desde las línea de tres puntos. Aquí la baja de Lishchuck se hacía aún más dramática y es que buena parte de los lanzamientos liberados que consiguen los tiradores son producto de los espacios que se generan tras bloqueo del gigante ucraniano. Por tanto, los jugadores universitarios eran conscientes que si querían encontrar buenas posiciones de tiro debían mover la bola de forma rápida y precisa. Sin la clase magistral que los murcianos impartieron de cómo se debe mover la bola, el excelso porcentaje en el tiro de larga distancia conseguido no habría sido posible.

Wood UCAM Andorra Crónica

Trabajo en equipo para suplir las bajas

Faverani era baja confirmada y Sergei Lishchuck, que no había entrenado en toda la semana, se retiró lesionado tras haber disputado únicamente siete minutos en la primera parte del encuentro. Por lo que el Universidad Católica de Murcia necesitaba defender en bloque y mantener siempre la concentración al máximo para intentar frenar las acometidas de uno de los pivots más dominantes de la competición como es Shermadini, y así fue. Arteaga, hasta que se tuvo que retirar tras cometer la quinta personal, cumplió de manera notable consiguiendo, incluso, un tapón y un mate. Por su parte, Radovic y Antelo demostraron que pueden jugar juntos el small ball y que esto puede ser una alternativa ante un partido atascado y no solo un parche ante la ausencia de los pivots.

Written by Alvaro Izquierdo