Wood UCAM Andorra Crónica

Wood UCAM Andorra Crónica

  • Arteaga aprovechó la oportunidad, pese a la titularidad de Lishchuck este jugó pocos minutos. La intensidad de Arteaga, con mate y tapón incluidos en el primer cuarto, fue clave. Volvió a reclamar más minutos, veremos que pasa con el fichaje interior. Arteaga acabó jugando 14 minutos y sumó 6 puntos y 5 rebotes. Estuvo duro bajo el aro y acabó con 5 faltas. Lishchuck solo jugó 7 minutos, muchos teniendo en cuenta que no había entrenado en toda la semana.

 

  • Triple, triple, triple. Radovic y Rojas en el primer cuarto anotaban 4 seguidos. En el segundo bajó la efectividad pero Antelo llegó a tiempo de poner el empate a 41-41 al descanso. Durante el tercer periodo irrumpió Campazzo también desde 6’75 para poner la máxima renta murciana y ya en el último cuarto, primero el capitán Antelo y después de triple forma consecutiva, Wood sentenció el encuentro. Finalmente 16/28 en triples, con 4/4 de Antelo, 3/4 de Radovic, 4/6 de Wood, 3/5 de Campazzo y 1/2 para Rojas y Cabezas. En la segunda parte, un magistral 11/11 tiros.

 

  • Tercer cuarto. La que nos solían hacer a los murcianistsas en el tercer cuarto se la hizo el equipo a MoraBanc Andorra. Salió rompedor y puso tierra de por medio en el marcador gracias al Facu, con Radovic y Antelo jugando muy bien y con Arteaga sobreviviendo.

 

  • Juego coral. Muy rápido movió el balón el UCAM Murcia en el campo de Andorra, sumando la mitad de sus canastas de campo con asistencia. Cabezas sumó 5 y Campazzo y Antelo otras 4 para llegar a 17. Se movió mucho la bola buscando la mejor posición de tiro y así se logró un genial 57% en triples.

 

  • Valoración negativa, victoria lograda. Curioso que pese a ganar por 5 puntos, el UCAM Murcia acabase por debajo en la valoración final del encuentro. Pese a los 23 del MVP del partido, Scott Wood, que alcanzó los 20 puntos, los murcianos se quedaron en 92 de valoración por los 96 de los de Peñarroya. Las faltas personales, y las 14 pérdidas fueron las culpables.
Written by Óscar Sánchez