Mumbru

El eterno capitán de los hombres de negro anotó 17 puntos, sin fallo en el tiro, y se fue hasta los 28 de valoración, sin casi jugar en el último cuarto cuando el partido estaba ya decidido a favor de los vascos. Desde David Barlow y ,tras el breve y efímero paso de Pete Mickeal por la capital del Segura, el Universidad Católica de Murcia no cuenta entre sus filas con un exterior con las características físicas necesarias para defender a jugadores con un perfil similar al de Mumbrú.

Aunque la extendida presencia del “4” abierto en la mayoría de equipos del viejo continente conlleva que el hombre que juega en la posición de alero no tenga una gran corpulencia, lo cierto es que cuando el UCAM Murcia se enfrenta a equipos que poseen en su plantilla un “3” que ronda los 2 metros de altura y al que le gusta arrastrar a su defensor hasta las inmediaciones del aro para intentar postearlo (Bendzing, el propio Mumbrú o Maciulis), el equipo pimentonero sufre de lo lindo para intentar frenar las acometidas de este tipo de jugadores.

Y es que el mejor defensor en el perímetro de los murcianos es Sadiel Rojas que aunque juega todos los partidos a un nivel de intensidad altísimo, poniendo muchas veces en juego su integridad física con tal de que el rival no logre anotar, su estatura es de tan sólo 1,93 m, por lo que si el atacante consigue llevarse al dominicano a las proximidades de la canasta, acaba por cometer falta irremediablemente. Scott Wood que ronda los 200 centímetros de altura es demasiado blando en defensa y Thomas Kelati, como consecuencia del paso de los años, tiene que dosificar cada vez más su despliegue físico en cada partido. Por lo que tampoco, resultan opciones reales para intentar defender la figura de un “3” alto.

El UCAM Murcia aspira a acabar la temporada entre los ocho primeros clasificados, lo cual permitiría a los murcianos disputar el playoff por el título, pero para ello no basta con ganar a equipos de la zona media-baja y los asequibles en casa, sino que los universitarios deben dar la campanada ganando partidos a priori complicados. Para lo que hace falta una plantilla variada en la que parece faltar la figura del exterior que, además de anotar desde la larga distancia, sea capaz de atacar a su defensor y sumar puntos cerca del aro y pueda frenar a los grandes exteriores.

Written by Alvaro Izquierdo